¿Sabías que hay una forma correcta y una forma incorrecta de posponer las cosas?

Los estudiantes y empleados que procrastinan son generalmente considerados perezosos. No confiables. Irresponsables. Poco ambiciosos. Pero visto desde un punto diferente, la procrastinación es solo una forma de darse el máximo tiempo para reflexionar sobre algo antes de comenzar. Puedes ordenar tus pensamientos, recibir más inspiración y mirar más allá de las soluciones más obvias para encontrar las más creativas.

Procrastinar de la manera correcta es una excelente forma de impulsar su creatividad. 

Estudios de Procrastinación

Muchas personas increíblemente creativas y exitosas también son grandes procrastinadores. Interesados en explorar esta conexión entre creatividad y procrastinación, los profesores de psicología Adam Grant y Jihae Shin diseñaron un experimento para probarlo.

Para probar las capacidades creativas en diferentes condiciones, los dos investigadores reunieron a un grupo y les pidieron que presentaran nuevas ideas comerciales. Estas ideas luego serían calificadas por creatividad por un grupo independiente de evaluadores.

El grupo se dividió en tres secciones:

1) Se dijo que la primera sección comenzara de inmediato.

2) Un segundo grupo recibió instrucciones de jugar cinco minutos de Buscaminas o Solitario antes de que pudieran comenzar a formar sus ideas de negocios.

3) Y finalmente, se le pidió a un tercer grupo que esperara hasta el último minuto para comenzar a trabajar en el proyecto de la idea de negocio.

Así que había dos tipos de procrastinadores y un grupo de trabajo duro que podía utilizar el tiempo máximo asignado. ¿Cómo les fue?

De hecho, el segundo grupo, que había “postergado las cosas” durante cinco minutos antes de comenzar, presentó ideas que obtuvieron un 28% más de creatividad que las del primer grupo.

Escuchar sobre la tarea y luego retrasar el trabajo en ella les dio tiempo para ordenar sus pensamientos (mientras jugaban juegos de computadora de la era de los 90). Ese tiempo de consideración les dio la oportunidad de mirar más allá de las soluciones obvias y pasar a otras más únicas.

¿Y el tercer grupo? Estos super procrastinadores terminaron siendo menos creativos que los procrastinadores «suaves», por lo que claramente hay un límite. Con muy poco tiempo para completar la tarea, se vieron obligados a aceptar cualquier idea que se les ocurriera primero o que pareciera más fácil.

¿De dónde viene la procrastinación? Hay cinco causas principales:

01. Falta de las habilidades necesarias

Puede ser difícil empezar si no se sabe por dónde hacerlo.

Sin las habilidades adecuadas o la comprensión de la tarea, es muy difícil dividir un gran proyecto en tareas más pequeñas y manejables. En cambio, simplemente terminas posponiéndolo, quizás descubras cómo hacerlo más tarde.

02. Falta de energía

Comenzar un gran proyecto es realmente intimidante, y si estás realmente cansado, esa intimidación de repente se siente insuperable.

Tal vez trabajes en un día y tengas una idea brillante para un proyecto que te permitirá perseguir tus sueños durante tus horas libres. El agotamiento hace que sea realmente fácil poner tus sueños en espera.

03. Falta de enfoque

¿Te sientes sin rumbo? ¿No tienes idea de por dónde empezar? ¿O, quizás, demasiadas ideas y ni idea de cómo eliminar algunas?

La falta de concentración probablemente sea la causa. Esta vaga sensación hace que sea fácil ir a la deriva, evitando proyectos a medida que la fecha límite se acerca cada vez más.

04. Perfeccionismo

¿Eres perfeccionista? Si es así, probablemente sea tentador posponer el inicio de algo hasta que su visión del proyecto sea perfecta. El deseo de perfección en cada paso del proceso puede ralentizar un proyecto.

05. El miedo al fracaso

Si te sientes abrumado por un proyecto que ni siquiera has comenzado y no tienes idea de cómo puede tener éxito, probablemente esta sea la raíz del problema. Más allá de ser una causa de procrastinación, esta es también una de las mayores fuentes de bloqueo creativo.

Al final, no importa tanto cuál es la causa de tu procrastinación; todos conducen a los mismos problemas.

Técnicas para aprovechar al máximo su procrastinación

Si vas a posponer las cosas, también puedes aprovecharlo al máximo. Aquí hay algunas técnicas para usar tus tendencias de procrastinación a tu favor:

01. Sal en medio del proceso

Cuando estés trabajando, probablemente intentes encontrar un “punto de parada” antes de dejar de fumar por el día. Vas a almorzar cuando hayas completado una sección medible del proyecto, o te quedas hasta tarde resolviendo un problema.

Al encontrar un lugar lógico para dejar las cosas, le facilitas a tu mente dejar de lado el proyecto, solo para reanudarlo la próxima vez que regreses al trabajo.

Pero, ¿qué sucede cuando no intentas encontrar un punto de parada?

Sal a la mitad de una oración. Cierra tu proyecto de diseño con solo la mitad del sujeto arreglado. (¡Pero asegúrate de guardar!)

El trabajo inconcluso es difícil para tu mente dejarlo ir, en el buen sentido. Tu mente sigue dando vueltas, considerando otras opciones, soluciones creativas al problema.

¿Alguna vez has tenido un proyecto del que no podías dejar de hablar, pensar o soñar? Así es como haces que eso suceda.

02. Domina el arte de trabajar en pequeñas dosis

Especialmente si tu procrastinación se debe al miedo al fracaso o una sensación de perfeccionismo, trabajar en pequeñas dosis puede ayudarte a superar el obstáculo inicial para comenzar.

Puede que 15 minutos no suene como tiempo suficiente para crear una obra maestra, y no lo es. Pero te pondrá en marcha, y durante un período prolongado de tiempo se suma.

Además, seguirás los consejos anteriores, harás una pausa y reanudarás mientras estás en medio de algo, ¿verdad? En realidad, no serán solo 15 minutos; estarás pensando en ello todo el tiempo.

Después de un tiempo, no será tan difícil trabajar en tu proyecto durante 15 minutos a la vez, por lo que puedes aumentarlo a 30 minutos, 1 hora o más.

03. Dedica tiempo al trabajo profundo

Inevitablemente, llegará el momento de que te sientes y hagas el trabajo. Con suerte, llegará el momento en que te sientas excepcionalmente inspirado, y no solo porque se acerca una fecha límite.

En un artículo para 99U, Cal Newport explica que hay dos tipos de trabajo: trabajo superficial y trabajo profundo.

El trabajo superficial (que no debe confundirse con el trabajo de “pequeña dosis” anterior) se compone de tareas de mantenimiento que no requieren un grado especialmente alto de concentración: mantener una presencia en línea, por ejemplo, o responder correos electrónicos.

Según Newport, «el trabajo profundo es lo que produce las cosas que importan en el mundo». Requiere mucha concentración y transpiración para que suceda.

¿Cómo puedes hacer un trabajo más profundo? Hay dos cosas que debes hacer para que esto suceda.

Primero, necesitas despejar tu agenda. Date grandes tiempos ininterrumpidos para trabajar. El trabajo profundo no pasa interrumpido. Según un estudio de la Universidad de California en Irvine, se necesitan 23 minutos para recuperarse de una distracción.

En segundo lugar, debe trabajar para lograr el flujo. Ésta es la sensación de “estar en la zona” que tienes cuando, de repente, tu trabajo parece sin esfuerzo y como si se estuviera creando a sí mismo.

Hay muchos tutoriales en línea sobre cómo entrar en un estado de fluidez, pero esencialmente, necesitas un interés profundamente arraigado en lo que estás trabajando, una mente clara y tiempo sin distracciones.

Procrastinar de la manera correcta

Claramente, hay una forma correcta y una forma incorrecta de posponer las cosas para impulsar tu creatividad.

Recuerda el estudio sobre ideas empresariales creativas; el grupo que procrastinó un poco antes de comenzar fue más creativo que el grupo de control que saltó directamente.

Tuvieron tiempo para ordenar sus pensamientos e ideas antes de comenzar. Tuvieron la oportunidad de mirar más allá de las soluciones obvias al problema para buscar ideas más originales.

Pero espera hasta el último segundo absoluto, y tampoco serás muy creativo; te aferrarás al primer pensamiento que se te ocurra.

Como muchas cosas en la vida, encontrar la creatividad a través de la procrastinación es un acto de equilibrio.


0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

es_ESEspañol